miércoles, diciembre 02, 2015

Bashō, haiku

Bashō según Katsushika Hokusai, pintor y grabador del período Edo.

Matsuo Bashō es un representante paradigmático del haiku, esa poesía breve, ese arte mayor. Lo que sigue, uno de sus clásicos:

kono michi wa
yuku hito nashi ni
aki no kure


Este camino
ya nadie lo recorre
salvo el crepúsculo.

miércoles, noviembre 04, 2015

Borges, made in Japan


Luego de su viaje a Japón, el escritor argentino Jorge Luis Borges publicó 17 poemas haiku (compuestos en 1981) en su libro La cifra. Es lo que sigue:

Algo me han dicho

la tarde y la montaña.

Ya lo he perdido.


La vasta noche

no es ahora otra cosa

que una fragancia.


¿Es o no es

el sueño que olvidé

antes del alba?


Callan las cuerdas.

La música sabía

lo que yo siento.


Hoy no me alegran

los almendros del huerto.

Son tu recuerdo.


Oscuramente

libros, láminas, llaves

siguen mi suerte.


Desde aquel día

no he movido las piezas

en el tablero.


En el desierto

acontece la aurora.

Alguien lo sabe.


La ociosa espada

sueña con sus batallas.

Otro es mi sueño.


El hombre ha muerto.

La barba no lo sabe.

Crecen las uñas.


Esta es la mano

que alguna vez tocaba

tu cabellera.


Bajo el alero

el espejo no copia

más que la luna.


Bajo la luna

la sombra que se alarga

es una sola.


¿Es un imperio

esa luz que se apaga

o una luciérnaga?


La luna nueva.

Ella también la mira

desde otra puerta.


Lejos un trino.

El ruiseñor no sabe

que te consuela.


La vieja mano

sigue trazando versos

para el olvido.



///

Fuente: http://www.fundacionborges.com/

///

Más:

Sobre Borges y Japón, en diario Perfil.

miércoles, octubre 07, 2015

La poesía de los destellos

Según señala Vicente Haya Segovia -en su libro Haiku: la vía de los sentidos- el haiku es un poema breve, de diecisiete moras, formado generalmente por 3 versos de 5, 7 y 5 moras respectivamente. Esta métrica no es fija. Comúnmente se sustituyen las moras por sílabas cuando se componen en otras lenguas. La poética del haiku generalmente se basa en el asombro y la emoción (aware) que produce en el poeta la contemplación de la naturaleza.

A continuación, dos destellos de Kobayashi Issa (1763-1828), un clásico referente del género:

La mariposa revolotea

como si desesperara

en este mundo

///

Un mundo

que sufre

bajo un manto de flores


Huye el rocío.

En este mundo sucio

no hago yo nada.

martes, septiembre 22, 2015

Niño, nuestro

(Para Loli)

Niño de amor que había sido
De amor nuevo, de repente

Niño que viviste sin nacer
Sin mirar, sin decir, sin rozar

Niño que ya no estás
Y que fuiste sin saber

Niño que serás recuerdo
De una historia de abrazos

Niño sin nombre, sin después
Que serás siempre vida

Niño que sos pretendida poesía
Para que tu ausencia no hiera

martes, septiembre 08, 2015

La playa y la imaginación


Agujero negro*
El hombre pasea por la playa solitaria y encuentra, depositada en la orilla por las olas, una botella de cristal negro, con una señal muy extraña impresa en su tapón. Mientras lo desenrosca, el hombre piensa en sus lecturas de niño: el genio cautivo, los mensajes de náufragos. Abierta, la botella inicia una violentísima inhalación que aspira todo lo que la rodea, el hombre, la playa, las montañas, los pueblos, el mar, los veleros, las islas, el cielo, las nubes, el planeta, el sistema solar, la Vía Láctea, las galaxias. En pocos instantes, el universo entero ha quedado encerrado dentro de la botella. El movimiento ha sido tan brusco que se me ha caído la pluma de la mano y han quedado descolocados todos mis papeles. Recupero la pluma, ordeno los folios, empiezo a escribir otra vez la historia del hombre que pasea por la playa solitaria.

*Texto de José María Merino (La Coruña, 1941), en La glorieta de los fugitivos (Páginas de Espuma, 2007)

martes, agosto 25, 2015

La decepción de Dios


Dimisión*
Hubo un día en que el último hombre que todavía creía dejó de creer, y Dios, decepcionado, se desvaneció en el éter y borró toda huella de Sí, como si jamás hubiera existido.

*Texto de Juan Pedro Aparicio (León, 1941), en El juego del diábolo (Páginas de Espuma, 2008)

jueves, julio 30, 2015

Sancho Panza, según Kafka


La verdad sobre Sancho Panza
Sancho Panza, que por lo demás nunca se jactó de ello, logró, con el correr de los años, mediante la composición de una cantidad de novelas de caballería y de bandoleros, en horas del atardecer y de la noche, apartar a tal punto de sí a su demonio, al que luego dio el nombre de don Quijote, que este se lanzó irrefrenablemente a las más locas aventuras, las cuales empero, por falta de un objeto predeterminado, y que precisamente hubiese debido ser Sancho Panza, no hicieron daño a nadie.

Sancho Panza, hombre libre, siguió impasible, quizás en razón de un cierto sentido de la responsabilidad, a don Quijote en sus andanzas, alcanzando con ello un grande y útil esparcimiento hasta su fin.

martes, junio 23, 2015

Vida de novela


Carta del enamorado*
Hay novelas que aun sin ser largas no logran comenzar de verdad hasta la página 50 o la 60. A algunas vidas les sucede lo mismo. Por eso no me he matado antes, señor juez.

*Texto de Juan José Millás

miércoles, mayo 20, 2015

China, según Marco Denevi


El emperador
Cuando el emperador Wu Ti murió en su vasto lecho, en lo más profundo del palacio imperial, nadie se dio cuenta. Todos estaban demasiado ocupados en obedecer sus órdenes. El único que lo supo fue Wang Mang, el primer ministro, hombre ambicioso que aspiraba al trono. No dijo nada y ocultó el cadáver. Transcurrió un año de increíble prosperidad para el imperio. Hasta que, por fin, Wang Mang mostró al pueblo el esqueleto pelado, del difunto emperador. ¿Veis? -dijo - Durante un año un muerto se sentó en el trono. Y quien realmente gobernó fui yo. Merezco ser el emperador.

El pueblo, complacido, lo sentó en el trono y luego lo mató, para que fuese tan perfecto como su predecesor y la prosperidad del imperio continuase.

miércoles, abril 22, 2015

Irán, según Borges


Un sueño
En un desierto lugar del Irán hay una no muy alta torre de piedra, sin puerta ni ventana. En la única habitación (cuyo piso es de tierra y que tiene la forma de círculo) hay una mesa de maderas y un banco. En esa celda circular, un hombre que se parece a mi escribe en caracteres que no comprendo un largo poema sobre un hombre que en otra celda circular escribe un poema sobre un hombre que en otra celda circular... El proceso no tiene fin y nadie podrá leer lo que los prisioneros escriben.

martes, marzo 03, 2015

martes, enero 06, 2015

Montevideo, según Borges


Por Jorge Luis Borges 
Montevideo

Resbalo por tu tarde como el cansancio por la piedad de un declive. 
La noche nueva es como un ala sobre tus azoteas. 
Eres el Buenos Aires que tuvimos, el que en los años se alejó quietamente 
Eres nuestra y fiestera, como la estrella que duplican las aguas. 
Puerta falsa en el tiempo, tus calles miran al pasado más leve. 
Claror de donde la mañana nos llega, sobre las dulces aguas turbias. 
Antes de iluminar mi celosía tu bajo sol bienaventura tus quintas. 
Ciudad que se oye como un verso. 
Calles con luz de patio.



Imágenes: Waldemar Iglesias